header descripcion

Resultados

El proyecto, a partir del desarrollo de sus distintas actividades y el trabajo conjunto del equipo consultor y los actores de la cuenca, generó una serie de resultados y productos para los distintos componentes contemplados, ya sean estos la identificación y sistematización de antecedentes de la cuenca, diagnóstico de la situación actual de los recursos hídricos y su uso por parte de los usuarios, así como la generación de una propuesta de gobernanza y plan para la gestión de los recursos hídricos. Asimismo, y como parte integral de este proceso, es posible contar con distintas herramientas para la gestión y actividades de intercambio entre los distintos participantes del proyecto.

Antecedentes

Diagnóstico de la cuenca

  • 1. Disponibilidad
    • De acuerdo con la estadística de los últimos 26 años, la cuenca ha contado con una oferta de caudal afluente de 11,6 m3/s para una probabilidad de excedencia de 50%, y de 5,5 m3/s, para una probabilidad de excedencia de 85%.
    • La oferta se complementa con el almacenamiento en embalses (75 millones de m3) y acuíferos (estimado en unos 400 millones de m3).
    • El caudal captado por canales y pozos, de 18,3 m3/s en un año 50%, y de 13,3 m3/s en un año 85%, muestra el importante grado de reúso que existe en la cuenca, de 1,6 veces en años normales y de 2,4 veces en años secos.
    • La demanda se distribuye entre el riego, la minería, el agua potable urbana y rural y, mínimamente, la industria, como se aprecia en la Tabla 1. En esta tabla se presenta la demanda consuntiva y la demanda a nivel de bocatoma utilizada en el modelo hidrológico, como promedio de todo el período de calibración (1990-2016).
    • Tabla 2 Demanda Total Choapa
    • El grado de tecnificación del riego llega al 23% del área total reconocida como cultivable (regable).
    • Observando el balance a nivel de cuenca, la oferta 85%, completamente regulada, podría suplir la demanda consuntiva.
    • En general, la cuenca de Choapa muestra un balance de oferta-demanda positivo y podría aceptar mayor demanda, de ser requerida, pero bajo criterios de regulación. Las tasas de eficiencia en el riego aún son bajas, lo cual faculta el reúso de los excedentes, como también existe potencial en los acuíferos para ser ocupados en caso de sequías. No obstante, la mejor gestión de los acuíferos se logra al intensificar su uso en épocas húmedas, que es cuando abunda la recarga potencial. Ésta, al no encontrar cabida en el acuífero, sigue su camino hacia el mar.
  • 2. Derechos de agua
    • Para la cuenca del Choapa, un 54% de los derechos registrados en el CPA (consulta abril 2017), no fueron ubicables, por falta de coordenadas, o por falta de una descripción útil, o por error de coordenadas que los hacen caer en el mar.
    • En el CPA, las Juntas de Vigilancia tienen registros de todos los derechos que están en uso bajo su jurisdicción, los cuales totalizan 24.564,05 l/s superficiales permanentes y consuntivos, 324 l/s eventuales consuntivos y 15.615,83 l/s superficiales no consuntivos. Sin embargo, de los derechos superficiales permanentes y consuntivos, sólo 6.244 l/s (25%) tienen una inscripción individual en el CPA. Esto es coherente con lo señalado por las organizaciones, donde se aprecia la gran dificultad que tienen muchos títulos vigentes y reconocidos, para ser saneados, inscritos en el CBR y registrados en el CPA. Los derechos no consuntivos de la JV están debidamente inscritos.
    • Observando los derechos por tipo inscritos en el CPA (Tabla 2), se aprecia que hay 21.281,4 l/s consuntivos (permanentes y eventuales, superficiales y subterráneos), y 33.985,2 l/s no consuntivos.
    • Tabla derechos Totales Choapa
    • Observando los derechos por uso (Tabla 3), de los derechos inscritos (superficiales y subterráneos, consuntivos, permanentes y eventuales, con y sin coordenadas, declarados dentro de la cuenca del Choapa), un 41% son derechos que están en poder de la DOH, un 29% en manos de los regantes, un 10% le pertenece a la minería y un 2,5% se identifica para uso de agua potable, urbana y rural. De los no consuntivos, un 96% corresponde al uso de generación hidroeléctrica.
    • Tabla derechos Usos Choapa
    • La evolución temporal de la constitución de derechos muestra que hay derechos constituidos posterior a la declaración de agotamiento (2004) y a la declaración de área de restricción (2009), predominantemente el año 2010. Estos derechos corresponden casi en su totalidad a derechos subterráneos del Artículo 4º Transitorio de la modificación legal Nº 20017 de 2005. También se puede observar que es reciente el registro de los derechos no consuntivos por 15.615,83 l/s de la Junta de Vigilancia del río Choapa.
  •  3. Uso del suelo
    • El uso del suelo es caracterizado por CONAF. Para la provincia de Choapa, la comparación entre las caracterizaciones de 2002 y 2016 muestra que las praderas y matorrales predominan hoy con un 76% del área total de la cuenca, antes con el 73%. Los humedales se habrían reducido, de 1,04% a 0,44% en este lapso. El área urbana se habría expandido de 0,14% a 0,90% del área. Los terrenos agrícolas aumentaron de casi 21.000 a casi 26.000 hectáreas.
    • El estudio de Herrera y Sandoval (1973) sobre capacidad de uso del suelo de la provincia de Choapa, muestra la distribución de 22.257,2 hectáreas de riego entre las 8 clases de capacidad de uso de los suelos (Tabla 4).
    • Capacidad Suelo Choapa
    • A partir del censo agropecuario del INE, los catastros frutícolas de CIREN y la verificación en Google Earth, en la cuenca del Choapa se reconoce actualmente un área potencialmente cultivable de unas 17.000 hectáreas. Con este valor se ha trabajado el modelo WEAP.
    • La distribución de cultivos asumida en el modelo WEAP se presenta en la Tabla 5.
    • Composicion Cultivos Choapa
  • 4. Calidad de aguas
    • La presión sobre la calidad del agua proviene de las siguientes fuentes de contaminación: la minería, la agricultura, la industria en un grado muy menor, las plantas de tratamiento y los vertederos de basura.
    • No obstante, por lo general, la calidad del agua en la cuenca de Choapa es buena. Sin embargo, eventos puntuales de contaminación han alterado estas condiciones en varias ocasiones y han causado conflictos. Al respecto, es conveniente establecer sitios de monitoreo permanentes y con protocolos claros y compartidos.
    • También se observa un aumento de la concentración de sales por sequía, que afecta el río Illapel, especialmente bajo la junta con el estero Aucó.
    • Los metales de mayor toxicidad son Aluminio y Manganeso, aportados en forma natural por el río Choapa Alto. Su comportamiento se reduce a lo largo del curso del río Choapa, y se diluye con el Chalinga e Illapel, que no aportan estos minerales en forma importante. Los valores sobre la norma NCh 1333 para uso en riego se asocian a eventos específicos, como derrames por rotura de tubería.
    • Los coliformes totales sobrepasan en pocas ocasiones la NCh 1.333 para uso en riego. Es necesario controlar los efluentes de las plantas de tratamiento de Salamanca e Illapel, pero también las de las localidades rurales, como por el momento la localidad de El Esfuerzo.
    • El río Cuncumén (estación Cuncumén antes junta Choapa) posee buena calidad de sus aguas, con presencia de metales como molibdeno, cobre y sales de sulfatos bajo norma, con pH y conductividad también bajo norma. Excesos frecuentes de cobre y conductividades más altas, de hasta 1500 S/cm, se registraron entre 2001 y 2004. Desde el año 2004 hasta la actualidad, sólo muy ocasionalmente se registran excesos de Cobre, Hierro, Aluminio y Manganeso. En este río, la contaminación no afecta tanto el agua, sino que los sedimentos. Nuevamente, protocolos claros, compartidos y acordados entre empresa, organismos públicos y comunidad, deben ser constantes para mantener la confianza y la paz social.
    • Respecto de pesticidas, no hay información reciente. El SAG llevó a cabo una campaña en 2005 (Proyecto Más Región, SAG, 2005), en que analizó 23 pesticidas organoclorados y 9 pesticidas organofosforados, en 21 puntos de muestreo. En ninguna parte se registraron estos pesticidas, salvo en un punto de muestreo correspondiente a un canal, donde se encontró un valor levemente superior al límite de detección.
    • Respecto de fertilizantes, las mediciones de nitratos que lleva la DGA en forma sistemática, muestran que no hay contaminación de nitratos ni tendencias de aumento en las aguas muestreadas en esta cuenca.
  • 5. Situación ambiental: agua, aire, sedimentos fluviales
    • La batería de parámetros de calidad de aguas que mide la DGA, es insuficiente como para afirmar que se fiscaliza la calidad del agua en base a una Norma.
    • La cuenca del Choapa no cuenta con un anteproyecto de Norma Secundaria de Calidad Ambiental para aguas continentales superficiales y marinas.
    • En forma puntual y esporádica se han realizado estudios ambientales con bioindicadores, seleccionando macroinvertebrados acuáticos que se han aplicado en diferentes cuencas hidrográficas, y que responden preferentemente a contaminación de tipo orgánica.
    • Los índices bióticos de abundancia y riqueza muestran que el estado sanitario del ecosistema acuático en la cuenca del río Choapa en general es bueno, levemente más deficiente en el río Chalinga (por escasez de agua) y en el río Illapel cerca de la junta con el Choapa.
    • En el Registro de Áreas Protegidas de Ministerio del Medio Ambiente, para la cuenca del río Choapa se han definido tres áreas protegidas: la Reserva Nacional Las Chinchillas, el sitio RAMSAR Humedal Las Salinas de Huentelauquén, y el sitio prioritario Vegas de la Quebrada de Las Hualtatas. Se está evaluando ampliar el área de Las Chinchillas.
    • El tema calidad del aire preocupa en el sector de Cuncumén, por los valores que a veces alcanzan las concentraciones máximas horarias. Los registros, si bien tienen máximos horarios ocasionalmente sobre 150 ug/m3, como promedios diarios no superan ese valor, que es el límite de la norma. La norma no regula los máximos horarios.
    • Chile no cuenta con normativa asociada a sedimentos fluviales, y por tal razón, en los estudios se recurre a la normativa internacional como la Guía Canadiense (CCRM, 1987) y el Real Decreto Español 60.2011, a modo referencial.
    • Los estudios acerca de la calidad de los sedimentos en la cuenca del Choapa detectaron algunos problemas en la estación Cuncumén y en Illapel. El Cobre y el Arsénico han sobrepasado los valores referenciales de la guía “Guidelines for the protection and management of aquatic sediment quality in Ontario” en la estación Cuncumén antes junta Choapa. Arsénico se presentó ocasionalmente sobre las concentraciones referenciales también en río Choapa aguas abajo del río Cuncumén y en río Illapel en el Peral.
    • En cuanto a los metales no esenciales, las mayores concentraciones se encontraron también en los sedimentos de la estación del río Cuncumén.
      En el río Cuncumén se halló una correlación significativa con un R2 de 0,7777 (77%); entre el Manganeso del agua y el Cobre de los sedimentos. Otra relación hallada en el río Cuncumén, con R2 de 0,671, se observa entre el Fe del agua y el Cu de los sedimentos. Zinc total no ha sobrepasado los valores referenciales.
    • Se concluye que el “n muestral” es aún muy bajo para obtener correlaciones fuertes entre contenido de metales en el agua y sedimentos, pero todos los estudios coinciden en el mayor contenido de metales en los sedimentos del río Cuncumén antes de la junta con el río Choapa, en comparación con el río Choapa.
    • Aun cuando se han presentado concentraciones elevadas de metales, el alto contenido de Calcio, Magnesio, Sodio, que otorgan una elevada dureza al agua, impiden que estos metales estén disponibles para afectar la fauna bentónica.
    • Se desprende la necesidad de mantener un constante monitoreo en el río Cuncumén a lo largo del tiempo, tanto de aguas como de sedimentos, considerando el crecimiento de las explotaciones de Minera Los Pelambres.
    • Por otro lado se recomienda evaluar los depósitos de relaves, desde el punto de vista mineralógico, determinando el riesgo ante eventos extremos.
  • 6. Infraestructura de canales y embalses
    • La cuenca cuenta con dos embalses, Corrales para el río Choapa y El Bato para el Illapel. El río Chalinga no cuenta aún con embalse.
    • El río Choapa tiene sus 34 canales más importantes dotados de compuertas automatizadas con telemetría. Los mayores problemas han sido el vandalismo y la acumulación de sedimentos. En este momento, se busca avanzar con sensores de calidad, para pesquisar los eventos ambientales de MLP.
    • El cuanto al río Chalinga, la Junta no posee sistema telemétrico en ninguna bocatoma de los canales que administra. Por el momento, no tiene considerado instalar estos dispositivos, aunque sí, interés en hacerlo a futuro, una vez que hayan analizado los alcances en cuanto a costos de implementación y de administración.
    • En el río Illapel, la Junta tiene 11 sistemas telemétricos instalados en los canales que administra. Lo que se piensa hacer a futuro, es dotar otros dos canales de telemetría, y presentar proyectos de mejoramiento de compuertas y aforadores tradicionales, para 24 a 26 bocatomas de canales administrados por la Junta de Vigilancia.
    • En resumen, la infraestructura de almacenamiento y conducción de aguas en la cuenca de Choapa es adecuada para la condición actual. Sin embargo, ante eventos de baja de oferta por sequía, o bien mayor demanda que se deberá verificar a futuro, esta no será suficiente. Si bien nuevos embalses serán requeridos para entonces, tales como en Chalinga y Choapa Alto, no debe olvidarse que también hay mucho que avanzar en el tema de la eficiencia de riego.
  • 7. Red de monitoreo
    • Tanto el mejoramiento de las estaciones de monitoreo de todo tipo y rehabilitación de algunas estaciones suspendidas, como la frecuencia de monitoreo, son de gran importancia para entregar las confianzas necesarias en los balances y la calidad de agua. Es necesario considerar que las estaciones con régimen alterado son muy valiosas para la calibración. Se recomienda la rehabilitación de al menos dos estaciones: Choapa en Limáhuida y Chalinga en Chalinga, y la intensificación del monitoreo de los acuíferos.
    • En el estudio DGA – CONIC BF (2013) se recomienda la instalación de dos estaciones de monitoreo de nieves, una en el río Tres Quebradas (cabecera Illapel) y otra en el río Totoral (cabecera Choapa), para alimentar modelos de pronóstico.
  • 8. Eventos extremos
    • En relación con las crecidas, hay algunas medidas de protección existentes, y otras que se recomienda implementar. Las existentes son los planes reguladores de las Municipalidades, que definen zonas de inundabilidad, las cuales deben ser respetadas, y los umbrales de alerta en las estaciones satelitales de la DGA, que se apoya con información de pronóstico de precipitaciones de CEAZA y Dirección Meteorológica de la FACH.
    • Las medidas pendientes de implementar son los modelos de pronóstico de corto plazo, la aplicación de la ley de embalses para control de crecidas, los planes maestros de manejo de cauces (en desarrollo) y la política nacional de gestión de riesgo de desastres de 2016.
      La larga sequía que ha sufrido la región, ha impuesto una tendencia a entender que la sequía es la nueva condición de la región. Incluso si esto fuera así, y situándose en un escenario de cambio climático severo, no es posible descartar el hecho de que los eventos extremos ocurren, y, como única protección efectiva contra ellos, es necesario haberlos previsto, y haberse organizado en consecuencia.
    • En relación con las sequías, la principal recomendación emanada de los diversos estudios de modelación llevados a efecto en la cuenca, fue la de explorar el acuífero como fuente complementaria de recursos hídricos, y establecer derechos que permitieran estudiar su comportamiento. Los derechos subterráneos constituidos son muy pocos, y hasta la fecha actual no permiten evaluar el comportamiento real del acuífero.
      Una conclusión del estudio JV Choapa- RODHOS (2015) fue la de utilizar más el acuífero en períodos húmedos, en que la recarga potencial es alta, y no encuentra cabida en el sistema subterráneo.
    • En ese sentido, se observa que la medida de restringir (y prohibir) la constitución de nuevos derechos, es efectiva en el sentido de mantener el caudal fluyendo por el río, pero no lo es desde un punto de vista de gestión integrada del recurso hídrico. Con esta medida se mantienen los acuíferos generalmente llenos, no permitiendo que cumplan una función de aporte de recursos nuevos, y además, reguladora.
    • En el Plan Maestro se aportan diferentes medidas a adoptar frente a sequías, desde seguros para los agricultores, reformulación de la resolución 1674 que califica la severidad de una sequía, considerando también la demanda y no sólo la oferta para la calificación, mejorar la predicción de las sequías, mejorar la gestión por parte de las organizaciones de usuarios, hasta un Plan de Sequía, que considera incluir conocimiento y fuentes alternativas a la gestión.
  • 9. Servicios de Agua Potable
    • El agua potable urbana cubre las localidades de Illapel, Salamanca, Canela Alta y Canela Baja, con alcantarillado y plantas de tratamiento. Los derechos de agua de las localidades urbanas totalizan 220,8 l/s permanentes y continuos, 50 l/s eventuales y 1 acción, para un consumo consuntivo de unos 73 l/s. Durante la sequía los problemas de abastecimiento más severos amenazaron la ciudad de Illapel, pero fueron evitados gracias a la muy buena cooperación de la Junta de Vigilancia. La siguiente Tabla 6 ilustra el uso de agua potable urbana.
    • Captaciones AguaPotable Urbana Choapa
    • En cuanto a los sistemas de APR, los derechos totalizan 218,4 l/s, para un consumo, que se asume consuntivo, de 36 L/s.
    • En el mundo rural, hay dos realidades: los sistemas de APR pertenecientes al programa de la DOH, y los llamados artesanales, financiados por el GORE o las Municipalidades. Estos últimos suelen ser muy precarios, tanto en relación con los derechos como no ser materia de mejoramiento, debido a que no cumplen los estándares como para poder ingresar al programa de Agua Potable Rural de la DOH.
    • Lo que hoy más inquieta a la población rural es la continuidad del servicio de agua potable, especialmente en épocas de sequía. Al respecto, está subutilizada la disposición de las Juntas de Vigilancia, para aportar los litros por segundo que estas localidades requieren. Esta opción debe gestionarse antes de pensar en plantas desaladoras para estos fines.
    • Respecto de la entrada en vigencia de la nueva ley de Servicios Sanitarios Rurales, ésta busca lograr la profesionalización de la gestión, una mejor cobertura y el saneamiento mediante alcantarillado, de toda la población rural. Se hará necesario realizar un diagnóstico cuidadoso, para reconocer la existencia de los sistemas de saneamiento individual donde ya existen, y evitar la concentración innecesaria del agua servida en sistemas de alcantarillado, con la consiguiente necesidad de tratamiento en plantas de las aguas servidas. Este tipo de solución requeriría un aumento significativo del nivel técnico de administración para que estos sistemas funcionen adecuadamente, y elevaría fuertemente los costos del servicio para la población rural.
    • En los estudios no se ha identificado si hay problemas de calidad en los sistemas de APR. Sin embargo, hay una localidad, Choapa, donde los habitantes sólo beben agua de bidón. En esta localidad se recomienda hacer análisis del agua cruda.
  • 10. Gobernanza del agua para una GIRH
    • La gobernanza del agua a nivel nacional fue estudiada a fondo por el Banco Mundial entre los años 2011 y 2013. El estudio de 2013 concluye que existe un total de 43 actores institucionales, asignables a tres categorías: Organismos de Gobierno, Organizaciones de Usuarios de Agua y Organismos Autónomos.
    • Como conclusión del estudio, no existe en Chile una gobernabilidad formal que propenda hacia una gestión integrada de cuencas. Las iniciativas impulsadas por la DGA, así como otras instituciones públicas, no han sido exitosas. Esto se debería a que no se ha logrado transmitir las ventajas que una gestión integrada tendría para la sustentabilidad de largo plazo del recurso.
    • A nivel regional y local se ha identificado también una gobernanza, que se ha creado justamente a partir de la necesidad que impuso la prolongada reciente sequía, que tuvo diversas iniciativas:
      • Directorio Regional del Agua
      • Mesa Provincial de Recursos Hídricos
      • Consejo Comunal del Agua
      • Mesa Acuerdo de Salamanca
      • Mesa del Agua de Cuncumén
    • Todas ellas presentan ventajas y desventajas. La mayor desventaja es la de reducir o detener su funcionamiento cuando se acaba la escasez. La mesa Acuerdo de Salamanca, sin embargo, ha seguido sesionando.
    • Algunas iniciativas históricas fracasaron por diversas razones, que se analizan en el texto. La presente iniciativa podría tener éxito, siempre que no busque apropiarse de atribuciones de otras entidades, sino que llenar un vacío fundamentalmente de coordinación y de “puesta en común” del conocimiento hídrico de la cuenca. La iniciativa deberá incluir los servicios públicos, entes privados y asociaciones ciudadanas en igualdad de condiciones, y no transformarse en un ente de manejo político, sino mantenerse como un ente técnico.
    • Para ello hay que considerar que gran parte de una GIRH se logra con el hecho, más bien simple, de coordinar y poner en contacto lo que ya debiera estar coordinado, que son las instituciones públicas. La novedad del tema, que es la de adjuntar a esta comunicación y coordinación la visión de los entes privados, puede resultar en una mejor definición de las estrategias propias de cada institución, en la aplicación más eficiente de los subsidios, en definitiva, en una estructura en que “todos ganan”, que es justamente el objetivo último de una gobernanza.
    • Un análisis de las atribuciones de las instituciones públicas a nivel regional muestra que las instituciones existentes tienen, por mandato, una función coordinadora que cumplir, que abarca no sólo las instituciones públicas, sino que también las privadas.
    • Una entidad para la GIRH, como una Corporación de Cuenca, haría más específico el cumplimiento de este mandato, para el tema del recurso hídrico.
    • Gran importancia revisten, en la gestión local del recurso, las organizaciones de usuarios, en especial las Juntas de Vigilancia, que gozan de gran respeto por parte de sus usuarios.
    • Es importante señalar que en la cuenca del Choapa no existen comunidades de aguas subterráneas, por lo que no hay una gestión formal de este recurso.
    • Del presente estudio se concluye que toda opción de organizar una GIRH, depende fuertemente de alguna necesidad concreta, cuya solución pueda ser provista por la GIRH, pues tomar decisiones consensuadas requiere inversión de tiempo y esfuerzo de todas las partes, la que sólo se realiza si todas las partes se ven beneficiadas. La motivación para participar es la mejora esperada de la gestión de los recursos en el corto, mediano y largo plazo, con beneficios específicos, tales como: seguridad de suministro para la población y actividades productivas, conservación de ecosistemas, mejora en la calidad del agua, reducción de conflictos.
    • La implementación exitosa de una gobernanza para la GIRH requiere de un financiamiento base mínimo para poder iniciarse, con fuentes claramente identificadas.
    • La GIRH puede iniciarse sin cambios legales, y a bajo costo. En el camino se podrán hacer los ajustes legales y presupuestarios, cuando éstos se perfilen más claramente a partir de la experiencia de la realidad.
    • En resumen, la región de Coquimbo y la cuenca de Choapa en particular han mostrado variados niveles de organización de funciones en torno al agua. La organización, muchas veces, ha derivado de las necesidades generadas por carencia de oferta en períodos de sequía. Si bien estas alianzas generadas han, por lo general, cumplido sus objetivos de hacer partícipes a quienes se ven afectados por las circunstancias, muchas veces sus buenas intenciones chocan con la fragmentación de atribuciones y la cantidad de servicios que están involucrados en las decisiones a tomar. Este hecho juega un rol más que relevante en cómo la gobernanza definirá funciones, proyectos o iniciativas a llevar a cabo.
  • 11. Actores y conflictos
    • Los conflictos mayores que se perciben en la cuenca son:
      • La necesidad de inclusión por parte de actores no convencionales
      • La necesidad de difusión/gestión de la información existente
      • La presencia de MLP en la cabecera de la cuenca, desde 1999, con una demanda de alrededor de 1 m3/s, que significa alrededor de un 20% del recurso total disponible en épocas de sequía.
      • La frecuencia con la que se producen eventos de falla con resultados de contaminación ambiental.
      • El proyecto DOH del embalse Canelillo, que no apoya suficientemente a los agricultores del Choapa Bajo, y que, sin embargo sería destinado a desarrollar nuevas áreas en el sector costero.
      • El embalse de cabecera, solicitado por los regantes del Choapa, que no está en la cartera de la DOH
      • La extracción descontrolada de áridos 
      • La modificación del Código de Aguas.
  • 12. Planes
    • Se identificaron 32 planes, programas y otras iniciativas, relacionadas con el recurso hídrico, las cuales deberán ser tomadas en cuenta por el Plan GIRH, tanto para realizar el seguimiento y evaluar su impacto, como para no duplicar iniciativas al determinar el contenido del Plan GIRH Choapa.

Productos

Gobernanza

La propuesta de Gobernanza considera la estructura descrita en la Figura 1:

Figura Corporación Choapa

Plan

  • Desarrollo del Plan para la GIRH, a partir de la identificación de los principales problemas detectados en la cuenca.
  • Documento del proyecto Plan para la GIRH elaborado a partir del trabajo en talleres con los partícipes de la gobernanza.
  • Generación de indicadores para medir avance y/o impactos de las medidas propuestas sobre la seguridad hídrica y paz social.
  • Evaluación de costos de las medidas propuestas.
  • Propuesta de modificación legal para la formulación de una gobernanza:
    • La modificación legal que se sugiere impulsar para la gestión integrada de los recuros hídricos a nivel de cuencas, se basa en una modificación del Código de Aguas, e incluye una entidad adicional a las comunidades de agua, asociaciones de canalistas y juntas de vigilancia: la corporación de cuenca o consejo de cuenca. Esta entidad sin fines de lucro tiene objetivos esencialmente públicos, ya que la razón de su existencia se basa en los requerimientos de información y de coordinación de la institucionalidad existente, y en los requerimientos de difusión del conocimiento entre la academia, el sector público y la ciudadanía.

    • En los artículos asociados a las atribuciones de las OUA, se deberá agregar como una de las funciones, gestionar el recurso hídrico de acuerdo al Plan establecido por la Corporación.

    • En este documento se incluye el texto de la modificación legal propuesta. Incluye la creación de un consejo de cuenca. Se basa fundamentalmente en los estatutos propuestos en el presente estudio, y parcialmente en la propuesta de Consejo del Instituto de Ingenieros de Chile (2012).

    • En este sentido, se busca dar un marco estable a la corporación de la cuenca del río Choapa para el desarrollo de la GIRH, sin rigidizar la estructura, y sin la obligación de generar esta estructura en todas las cuencas, es decir, en cuencas donde no se haya levantado la necesidad.

    • En cuanto a modificaciones legales requeridas a la brevedad, el análisis y conocimiento de lo que ocurre en la cuenca del Choapa ha mostrado, como varias otras cuencas de la Región, que una modificación legal necesaria al código de aguas es la de las patentes por no uso. Según se ha podido apreciar, la penalización por no uso, donde el agua es escasa y lo preferible es que se use lo menos posible, es un incentivo contrario al sentido común (Plan Maestro de Recursos Hídricos, CONIC-BF 2013). Por esta razón, se propone evaluar la posibilidad de eliminar las patentes por no uso en todo sistema legalmente restringido, sean ellos ríos declarados agotados o acuíferos declarados áreas de restricción/prohibición. En estos sistemas, incluso sería adecuado instituir premios por no uso de los derechos, con lo cual se podría llegar a hacer manejos sustentables del agua existente en la cuenca, incluso en épocas de sequía.

    • Una vía alternativa para lograr la conservación y preservación del recurso, sería redefinir más cuidadosamente lo que se entiende por no uso, considerando que dejar el agua en la fuente es un uso in situ con fines de conservación del recurso y protección de ecosistemas acuáticos, en vez de definirlo como no uso en actividades productivas.

    • Por otro lado, se propone que la DGA pueda declarar de oficio la prorrata de los derechos de agua subterráneos. Esto es especialmente válido en los sistemas acuíferos con declaración de área de restricción o de prohibición.

    • Finalmente, es necesario volver a hacer énfasis en una propuesta que nace de la modelación integrada de cuencas, y que se formuló también en el Plan Maestro DGA CONIC-BF (2013), respecto de la necesidad de contar con derechos “de agua”, pues sólo se puede hacer gestión integrada cuando se reconoce la naturaleza integrada del recurso hídrico. Sus estados temporales de superficial, subterránea, escurriendo o almacenada, no son una justificación para tratarlos por separado en la ley. Los derechos separados han llegado a sostener la postura de que deben protegerse unos contra los otros, como se hace con los derechos superficiales que se protegen contra la extracción subterránea en cuencas donde los acuíferos están en contacto con los ríos. Esta postura es completamente opuesta a la gestión integrada. Las modificaciones al CA del año 2005 han tratado de mitigar esta situación, reconociendo la interacción, sin embargo aún se está lejos de subsanar el problema de fondo.

 

Modelo

  • El modelo integrado WEAP, cuyos resultados es posible revisar en el Visualizador de esta página web, es una poderosa herramienta de gestión, muy versátil en cuanto a las respuestas que es capaz de dar frente a las preguntas cuantitativas sobre el recurso hídrico.
  • El modelo permite anticipar y evaluar técnicamente los efectos de diversos cambios sobre el sistema hídrico, como cambios en el clima, en la infraestructura, en el área cultivada, en el tipo de cultivos, en las extracciones subterráneas, y otros, lo que es muy útil para apoyar la toma de decisiones. También entrega los resultados necesarios como para realizar evaluaciones económicas.
  • No obstante lo señalado, no hay que perder de vista que se trata de una representación simplificada de la realidad, por lo que no es adecuado tomar por ciertos, los valores individuales de algunas variables como, por ejemplo, los de la interacción río-acuífero, que pueden tener gran incertidumbre. Es necesario cuidar de no “sobreinterpretar” los resultados.
  • El modelo debe considerarse una herramienta dinámica. Algunos avances que se debe considerar realizar en el modelo existente, en la medida que haya acceso a mayor información, son:
    • Revisión de los acuíferos, tamaño y coeficiente de almacenamiento
    • Ampliación del área potencial del cultivo 
    • Revisión de los porcentajes de pérdidas desde los canales 
    • Revisión de los métodos de riego y sus porcentajes de percolación y derrame asociados
    • Actualización de reglas de operación de embalses, si corresponde
    • Cualquier otra corrección en el patrón de escurrimiento que se revele como necesaria a medida que se entiende mejor el sistema hídrico integral
  • Un aspecto de difícil manejo del modelo WEAP es la extracción de resultados. La visualización completa de todos los resultados, para poder saber qué es lo que el modelo realmente está calculando, es un aspecto difícil de lograr, dada la forma en que deben ser extraídos. Debe mantenerse el contacto con el Stockholm Environment Institute (SEI), para analizar la forma de mejorar este aspecto.
  • Entre los resultados obtenidos en este estudio, se pueden señalar los siguientes:
    • Cuantificación de extracciones
    • Nociones sobre la interacción superficial-subterránea
    • Comportamiento de los acuíferos frente a diferentes acciones, como cambio climático, intensificación de la extracción, incorporación de nuevas obras como embalses (que los favorecen), revestimiento de canales, tecnificación del riego
    • Demanda de agua por uso, por cultivo, por zona de riego, y agregado por cuenca
    • Seguridad de riego en diversos escenarios
  • Evaluación Económica de escenarios
    • Para realizar la evaluación económica de los escenarios modelados, fue necesario estimar los costos de las obras asociadas a cada uno de ellos, y los ingresos. Estos últimos se obtuvieron a partir del uso agrícola.
    • Los resultados muestran que el aumento de ingresos no justifica las inversiones en tecnificación de riego ni revestimiento de canales, lo que explica la necesidad de subsidiar este tipo de obras. La evaluación económica del embalse de cabecera también entregó un resultado fuertemente negativo.

Página web

  • Se diseñó un sitio de fácil acceso, que incluye el contenido medular del estudio. Además, contiene un visualizador de resultados del modelo WEAP, en el que se pueden ver todos los elementos modelados (zonas de riego, acuíferos, canales), y se pueden desplegar gráficamente todas las variables que el modelo calcula. También se puede comparar el comportamiento de una misma variable en todos los diferentes escenarios.
  • El sitio web incluye una pestaña llamada agenda, en la cual el administrador de la página puede incorporar los eventos que se realizarán a futuro, para mantener informados a los actores interesados.

Presentaciones

  • Presentaciones del contenido de cada etapa del estudio, en Santiago y en la cuenca. 
  • Exposición final del trabajo realizado, que consiste en la difusión de los resultados ante los actores de la nueva gobernanza, el sector público extendido, incluyendo desde luego a la Inspección Fiscal, y al público interesado en general.

Presentaciones Talleres de trabajo:

  1. Taller 1: Presentación General de la Iniciativa - Salamanca, 30 de marzo, 2017
  2. Taller 2: Diagnóstico de la situación de la cuenca - Illapel, 31 de marzo, 2017
  3. Taller 3: Modelo y primera propuesta de Gobernanza - Salamanca, 4 de agosto, 2017
    1. Presentación General e Introducción
    2. Presentación del Modelo de Simulación
    3. Propuesta de Gobernanza
  4. Taller 4: Profundización de la propuesta de Gobernanza - Illapel,  23 de agosto, 2017
  5. Taller 5: Levantamiento de Objetivos para el Plan y propuesta de escenarios - Salamanca, 24 de agosto, 2017
  6. Taller 6: Propuesta de Plan y Estatutos - Salamanca, 6 de octubre, 2017

Conclusiones y Recomendaciones

1. Conclusiones Generales

  • La necesidad de una GIRH es la consecuencia del crecimiento demográfico, que requiere seguridad hídrica (en cantidad y calidad) para todas las actividades humanas, las actividades productivas, un entorno saludable y la paz social.

  • El objetivo de este proyecto piloto es mostrar que, si hay voluntad ciudadana, a partir de la conformación de una Corporación, se puede:

    • Comenzar con la GIRH dentro del marco legal existente, mientras se adapta éste a la nueva realidad.

    • Operar con un financiamiento razonable, de fuente mixta, público-privada.

    • Mantener la GIRH fuera del ámbito de la política de turno, y enfocar la visión en el largo plazo, mediante una institucionalidad propia con personal técnico dedicado a este tema.

  • Algunas iniciativas anteriores no han perdurado en el tiempo, debido a la intención de reunir en una gobernanza las atribuciones de muchas otras instituciones, o por requerir grandes y profundas modificaciones legales, por requerir una gran cantidad de dinero para hacerlas operativas, o por depender de estructuras políticas.

  • Todo ello justifica una nueva aproximación, esta vez desde una postura técnica, voluntaria, de apoyo al quehacer y de coordinación de todas las entidades comprometidas con el agua, que aporte una visión consensuada y de largo plazo, a un costo razonable, con beneficio para todos los involucrados.

  • Algunos casos exitosos a nivel internacional, básicamente tienen dos aspectos en común:

    • Una gobernanza formal creada por ley, con una fuente estable de financiamiento.

    • Un plan, o lista de medidas priorizadas, caracterizada por el pragmatismo, el realismo y la participación ciudadana en la identificación de necesidades y problemas, y una fuerte coordinación, cooperación y comunicación entre todos los actores o partícipes interesados: el Estado, el sector privado / productivo, la academia y el sector civil.

  • Considerando el hecho de que en Chile no hay un marco legal para la GIRH, pero ya ha emergido la necesidad de realizarla, el proyecto piloto de Choapa estuvo enfocado en:

    • La propuesta de una entidad, que resultó ser una Corporación de derechos privado con fines públicos y sin fines de lucro, con financiamiento mixto, privado y público.

    • El levantamiento de un Plan a partir de un diagnóstico técnico y los requerimientos de los actores, los que fueron convocados en 6 oportunidades durante el estudio, escuchados y considerados en sus planteamientos, tanto para el Plan como para la Gobernanza propuesta.

    • El desarrollo de una herramienta de simulación para la exploración de escenarios y el apoyo a la toma de decisiones.

    • El desarrollo de una página web y un visualizador de resultados de la modelación, que permite la difusión del conocimiento existente, y del que se vaya adquiriendo durante los procesos y estudios.

  • Una modificación legal que creara una entidad para la GIRH, que se implementara donde surgiera la necesidad, facilitaría la coordinación interinstitucional.

  • Una modificación legal que reconociera derechos de “agua”, y con ello eliminara la competencia entre las diferentes fuentes, apoyaría y facilitaría conceptualmente la gestión integrada de los recursos hídricos.

2. Recomendaciones Específicas

Del trabajo realizado, se desprenden las siguientes recomendaciones específicas, para cada uno de los temas tratados. Muchas de estas recomendaciones están incluidas en el Plan GIRH propuesto.

  • En general, la cuenca de Choapa muestra un balance de oferta-demanda positivo y podría aceptar mayor demanda, de ser requerida, pero bajo condiciones de regulación. Si bien la infraestructura de almacenamiento de aguas en la cuenca de Choapa es adecuada para la condición actual, ante eventos de sequía o incremento de demanda no será suficiente.
  • Las tasas de eficiencia de riego aún son bajas. Su aumento generalmente está ligado a cambios de cultivo, buscando una mayor rentabilidad.

  • En relación con los derechos de agua, se aprecia que hay gran dificultad, para muchos títulos individuales vigentes y reconocidos por las Juntas de Vigilancia, de ser saneados, inscritos en el CBR y registrados en el CPA. Sólo un 25% de los derechos superficiales consuntivos están registrados en el CPA. Debiera facilitarse, sistematizarse y completarse esta inscripción.

  • En relación con las mediciones de parámetros de calidad de aguas, debieran publicarse la metodología de análisis y los límites de detección, con lo que se daría mayor credibilidad y transparencia a la información entregada.

  • Se recomienda mantener un constante monitoreo en el río Cuncumén a lo largo del tiempo, tanto de aguas como de sedimentos, considerando el crecimiento de las explotaciones de Minera Los Pelambres.

  • Se recomienda evaluar los depósitos de relaves, desde el punto de vista mineralógico, determinando el riesgo ante eventos extremos.

  • Puntualmente, hay una localidad, Choapa, donde los habitantes sólo beben agua de bidón. En esta localidad, no cubierta por el estudio DGA 2017, se recomienda hacer análisis del agua subterránea cruda.

  • Actualmente no es posible evaluar ambientalmente la cuenca del Choapa respecto a una norma de calidad de aguas. Debiera evaluarse la posibilidad de complementar las mediciones de la DGA, para lograr una caracterización completa en base a la norma NCh 1333 Of 78.

  • Debiera avanzarse en el anteproyecto de Norma Secundaria de Calidad Ambiental para aguas continentales superficiales y marinas, en la cuenca del Choapa.

  • Chile no cuenta con normativa asociada a la calidad de sedimentos fluviales. Sería recomendable estudiar una forma de generar una normativa que permita proteger, fiscalizar y declarar zonas saturadas. Actualmente se usan como referencia normas extranjeras. como la Guía Canadiense (CCRM, 1987) y el Real Decreto Español 60.2011.

  • En cuanto a la calibración de los modelos de operación hidrológica como el WEAP u otros, es necesario considerar que las estaciones con régimen alterado son muy valiosas para la calibración de modelos operacionales como el WEAP. Se recomienda la rehabilitación de al menos dos estaciones fluviométricas: Choapa en Limáhuida y Chalinga en Chalinga, y la intensificación del monitoreo de los acuíferos.

  • Se retoma la recomendación del estudio DGA – CONIC BF (2013), de instalar dos estaciones de monitoreo de nieves, una en el río Tres Quebradas (cabecera Illapel) y otra en el río Totoral (cabecera Choapa), para alimentar modelos de pronóstico de temporada.

  • En relación con el control de crecidas, se recomienda implementar las medidas pendientes como la formulación de modelos de pronóstico de corto plazo, la aplicación de la ley de embalses para control de crecidas, los planes maestros de manejo de cauces (en desarrollo) y la política nacional de gestión de riesgo de desastres de 2016.

  • En relación con las sequías, la principal recomendación emanada de los diversos estudios de modelación llevados a efecto en la cuenca, ha sido la de explorar el acuífero como fuente complementaria de recursos hídricos, y estudiar su comportamiento a través de pozos existentes o pozos de sequía. Una adecuada gestión de los acuíferos podría aportar agua en tiempos de abundancia y también de sequía.

  • En el tema de agua potable, durante la sequía ha habido dificultades de abastecimiento en el área rural (APR). Al respecto, se recomienda explorar la disposición de las Juntas de Vigilancia, para aportar los litros por segundo que estas localidades requieren. Esta opción debe gestionarse antes de pensar en plantas desaladoras para estos fines.

  • Respecto de la entrada en vigencia de la nueva ley de Servicios Sanitarios Rurales, ésta busca lograr la profesionalización de la gestión, una mejor cobertura y el saneamiento mediante alcantarillado, de toda la población rural. Se hará necesario realizar un diagnóstico cuidadoso, para aprovechar y mejorar los sistemas de saneamiento individual donde ya existen, evitar la concentración innecesaria del agua servida en sistemas de alcantarillado, y la consiguiente necesidad de tratamiento en plantas de las aguas servidas. Este tipo de solución requeriría un aumento significativo del nivel técnico de administración para que estos sistemas funcionen adecuadamente, y elevaría fuertemente los costos del servicio para la población rural.

  • El modelo WEAP entregado con el presente estudio, debe considerarse una herramienta dinámica, sobre la cual deben realizarse mejoras en la medida que mejore la información de entrada, o el conocimiento acerca de los patrones de escurrimiento.

  • La representación simplificada de los acuíferos mediante el modelo WEAP, se presta para explorar en forma general la gestión de ellos, y analizar su comportamiento en años húmedos y secos. Para el análisis de su comportamiento en forma más detallada, es necesario acoplar un modelo de aguas subterráneas. De todas formas, se recomienda buscar la forma óptima de gestionar esta capacidad de almacenamiento natural, aprovechando al máximo los recursos disponibles, sin perjudicar los derechos ya constituidos tanto superficiales como subterráneos.

  • Un aspecto de difícil manejo del modelo WEAP es la extracción de resultados. Se sugiere mantener contacto con el Stockholm Environment Institute (SEI), para analizar la forma de facilitar este aspecto.

  • Se recomienda mantener actualizada la página web, de modo de mantener informada y comunicada a la comunidad de actores o partícipes interesados en los recursos hídricos.

3. Recomendaciones para una GIRH en la cuenca del Choapa

  • La proposición de un tipo de organización existente en el marco legal chileno, como la Corporación de derecho privado con fines públicos, permitirá iniciar una GIRH en el corto plazo. La iniciativa deberá incluir los servicios públicos, entes privados y asociaciones ciudadanas en igualdad de condiciones, mantenerse como un ente técnico y no transformarse en un ente de manejo político.

  • La mencionada Corporación se plantea como una entidad provisoria, destinada a cubrir una necesidad emergente mientras se adapta la ley chilena configurando una entidad integradora, del tipo Consejo del Agua.

  • Las decisiones consensuadas requieren inversión de tiempo y esfuerzo de todas las partes, inversión que sólo se realiza si todas las partes se ven beneficiadas. La motivación para participar, es la mejora esperada de la gestión de los recursos en el corto, mediano y largo plazo, con beneficios específicos, tales como: inclusión de proyectos sentidos por la comunidad, seguridad de suministro para la población y actividades productivas, conservación de ecosistemas, mejora en la calidad del agua y reducción de conflictos. Sólo podrá mantenerse en el tiempo una institución que ofrezca un aumento permanente en el bienestar y la armonía de la población relacionada con el recurso hídrico.

  • Gran parte del objetivo de una GIRH se logra con el hecho de coordinar y poner en contacto a las instituciones públicas, entes privados y asociaciones ciudadanas en igualdad de condiciones. La novedad del tema es la de adjuntar a la comunicación y coordinación institucional, la visión de los entes privados, lo que puede resultar en una mejor planificación, en una mejor definición de las estrategias propias de cada institución, en la aplicación más eficiente de los subsidios, en definitiva, en una estructura en que “todos ganan”, que es justamente el objetivo último de una gobernanza.

  • La implementación exitosa de una gobernanza para la GIRH requiere de un financiamiento base mínimo para poder iniciarse, con fuentes claramente identificadas. En el presente estudio, la fuente de financiamiento se radica en los socios de la Corporación propuesta. Los servicios públicos pueden ser socios concurriendo con una cuota de incorporación y anual, lo que debe quedar establecido en la ley de Presupuesto, bajo la glosa de Transferencias Corrientes al Sector Privado. El sector privado puede hacer aportes anuales.

  • De esta forma, la GIRH puede iniciarse sin cambios legales, y a bajo costo. En el camino se podrán hacer los ajustes legales y presupuestarios, cuando éstos se perfilen más claramente a partir de la experiencia de la realidad.

  • Las necesidades que actualmente una GIRH podría cubrir, son principalmente la coordinación interinstitucional, la difusión y gestión de la información existente, que no ha estado al alcance de todos, y el establecimiento de una visión compartida que permita planificar la gestión del recurso.

  • Un análisis de las atribuciones de las instituciones públicas a nivel regional muestra que las instituciones existentes tienen, por mandato, una función coordinadora que cumplir, que abarca no sólo las instituciones públicas, sino que también las privadas.

  • Una entidad para la GIRH, provisoria o legalmente formalizada, haría más específico el cumplimiento de este mandato, para el tema del recurso hídrico.

  • Las modificaciones legales que se recomienda iniciar, permitirían hacer la GIRH más estable en el tiempo: agregar una entidad en el CA a las ya existentes, que tenga por objetivo levantar y ejecutar el Plan GIRH, y requerir que las OUA existentes adapten su quehacer al Plan GIRH vigente.

  • Otras modificaciones legales que facilitarían una GIRH serían: posibilitar el perfeccionamiento de los derechos por oficio por parte de la DGA, eliminar la patente por no uso en zonas agotadas, restringidas y prohibidas, evaluar premios por no uso, y recalificar el uso in situ. 

Subir